RRAAAUWH!!!

19 January, 2006  |   7 comments

Indagar en los comics se parece un poco a hacer arqueología urbana: el género desfallece. De hecho, interesarse por coleccionar comics no creo que haga muy popular a un niño en la escuela por estos días. Y si esto sucede, de seguro el estilo de los mismos será el de la versión estadounidense (o quizá japonesa, si el niño tiene padres una pizca más enterados).
Cuando yo tenía algo así como 10, tuve la suerte de descubrir en la biblioteca de mi escuela básica un álbum de «Gaston Lagaffe» (o «Guust» en su versión nederlands) del maravilloso dibujante belga André Franquin (1924-1997).

Gastón es un «colgao», un cadete que trabaja en la redacción de una revista (la misma «Spirou» que lo publicaba) y se dedica a menesteres tales como cocinar barbacoas junto a la fotocopiadora de la oficina. El suyo es el retrato de un muchacho típico de los ’60 y sin que se haga mención a ello su actitud denota una sospechosa similitud con la de quienes fuman con asiduidad «cañamones de Ketama» —como diría Joaquín Sabina—

Aquel libro me apasionó y desde entonces me dediqué a rastrear por donde pude publicaciones de «Spirou et Fantasio», lo cual era bastante difícil, ya que llegaba poco y nada de la editorial belga «Dupuis» a la pequeña cuidad de Santa Fe, Argentina donde quiso el perro destino que yo naciera.
Ahora, si bien siempre he sido un amante de los buenos comics (si es posible adultos, con buenos guiones, europeos y bien dibujados) no he de dedicar este rincón del la web a dicho tema. Tan sólo a un aspecto de los cuadritos de Franquin que no puedo dejar de destacar: sus bellas onomatopeyas.

Cualquiera que se haya adentrado alguna vez en el fangoso mundo de los dibujantes de comic sabe que dibujar las letras de los mismos es un tema complicado. Los hay buenos dibujantes que no llegan a dominar este aspecto del género nunca.

Por supuesto no es el caso de André Franquin, cuyas letras son de una belleza sin par y pueden transmitir con violenta precisión la intensidad de los desastres cometidos por su antihéroe Gastón.

Quien se asome por primera vez al universo de Franquin descubrirá a un artista que dominó soberbiamente cada aspecto involucrado en ese arte del relato seriado que llaman «comic».

Nota al margen y no tanto: a los 17 me enamoré por primera vez de Eliana (de 14). Fue lindo descubrir que abrigaba la misma pasión por los comics de Franquin. Su colección era, incluso, mejor que la mía.

Comments

1 Trackbacks/Pingbacks

  1. Trackback: homeowners insurance connecticut on March 24, 2008
  1. [Senshi]  said: January 19, 2006

    Me encantan los comics y me encanta dibujar, pero me resulta bastante dificil crear buenas onomatopeyas, se que me falta mucha practica, pero bueno, supongo que deberé ser mas observador.
    Con respecto a ser coleccionista de comics, creo que hay mas de los que uno piensa entre los jovenes, yo lo veo a traves de las revistas o convenciones a las que voy… el tema es que como vos decis, uno no se vuelve popular por tener al comic como hobbie, sino que a veces es lo contrario, o al menos eso se cree.

  2. Gorka Limotxo  said: January 20, 2006

    Y qué decir de sus “Idées Noires”, verdaderas joyas del humor negro en viñetas donde Franquin también se permitía hacer maravillas tipográficas como éstas:

    http://ideesnoires.free.fr/titres/index.htm

    Por cierto felicidades por su weblog, o lo que sea. Llevo varios meses leyéndolo en silencio.

  3. Ramiro Espinoza  said: January 20, 2006

    Muuuuuuuuy bellos rotulos, Gorka. Gracias por el aporte.
    Saludos. Ramiro.

  4. Héctor Muñoz  said: January 22, 2006

    Están padres. Por cierto un caricaturista que dibuja muy buenas letras es Paco Caleron, chequen su sitio:

    http://pacocalderon.net/xoops/modules/tinycontent/index.php?id=6

  5. marcelo mataloni  said: February 10, 2006

    Ramiro, yo recuerdo en mis tiernos añitos (tengo 30) de ir a la Biblioteca Moreno y divertirme con Spirou y Gastón, entre otros. Salu2 desde Santa Fe, “la ciudad donde el perro destinó te indicó vivir”

    DG Marcelo Mataloni

  6. Ramiro Espinoza  said: February 10, 2006

    Hola Marcelo: La Biblioteca de la que hablo es la de la de Escuela Primaria Juan José Paso en calle San Martín. La Biblioteca Moreno está buena, pero yo era más afín a la Pedagógica. Saludos.

Leave a reply

* required fields