Las pequeñas diferencias

18 June, 2006  |   1 comment

Desde hace meses viajo casi cada día a La Haya. No es un ciudad que me resulte desconocida ya que es allí donde estudiaba algún tiempo atrás.
La tranquilidad y monotonía de sus calles a menudo son el blanco de quienes están acostumbrados a la diversidad –y cierto caos– de Amsterdam, pero yo de alguna manera disfruto del contraste. Ya se que el tema no es muy original y de alguna manera me recuerda un diálogo de «Pulp Fiction», pero a mí me gustan esas pequeñas diferencias con las que tropiezo en mi viajes, tratando de alcanzar la oficina a tiempo cada mañana.

Por supuesto una de las cosas que más miro son las letras características de «Den Haag» (el nombre holandés de La Haya).

Por ejemplo, es posible que éste sea el rotulado más bonito de la ciudad. Se encuentra sobre un gran puente en la «Hofweg», junto al «Hofvijver» y el edificio de la Casa de Gobierno Holandés.
Estas letras poseen la inconfundible impronta del Art Deco y una notable similitud con algunos alfabetos diseñados por Piet Zwart, quien colaboró en ocasiones con el arquitecto H. P. Berlage.
Es harto probable que él haya sido el autor de estas letras ya que también el hermoso edificio de la «First Church of Christ Scientist», proyectado por Berlage, puede apreciarse un rotulado de aspecto y terminación muy semejante.

A no demasiados metros existe una placa que conmemora la recuperación de la independencia de Holanda. Siempre ha llamadado mi atención. Sus formas también guardan relación con el «Art Decó».
Estas letras pertenecen a esa rara clase de sans-serif que conserva el intenso contraste propio de las romanas, pero sin serlo. Como la tipografía «Britannic», por ejemplo.

Por último, las viejas señales para nombrar las calles de La Haya. Si bien tienen las torpeza y riguidez de muchas de las letras diseñadas por técnicos o arquitectos, no deja de tener cierto encanto.
Se me ocurre que sus proporciones junto con la combinación de esquinas exteriores redondeadas con interiores cuadrados, les dá a estas letras un equívoco aire de posmodernidad a la Neville Brody.

Además, su espaciado relativamente correcto y la uniformidad de los bastones hacen que todavía puedan mantenerse erguidas, sobre todo si las comparamos con su más «modernas» reeplazantes que utilizan el alfabeto del sistema de señales de los Estados Unidos, las letras de la «Federal Highway Administration».
(*Gracias Albert-Jan Pool y Jan Middendorp por la información suministrada)

Comments

  1. roque  said: June 22, 2006

    muy buena info, está bueno que compartas estas cosas. Sirven mucho.

Leave a reply

* required fields