El maestro Rousselot

9 July, 2006  |   1 comment

Cuando rondaba los 18 años encontrar la obra del argentino Ricardo Rousselot significó quizás mi primer contacto conciente con la caligrafía y el lettering. Todavía recuerdo la importancia que tuvo para mi generación el libro «La letra» de G. Blanchard en el cual Rousselot escribió el capítulo dedicado a la caligrafía.

Apasionado como pocos cuando habla de alfabetos, Ricardo es un rotulista sin par y uno de los grandes nombres de la caligrafía. Iniciado desde una temprana edad en el arte de dibujar letras, tuvo la fortuna de poder trabajar en Chicago en los ’60 en el estudio Ficho & Corley Inc. bajo la direccción de Carl Corley, reconocido tipógrafo que fuera a su vez discípulo de Frederic Goudy y Oswald Cooper.
Allí Rousselot tuvo la oportunidad de entrenarse en el dibujo de muchos estilos en una época de florecimiento del lettering psicodélico y de los «casual brush».
Luego de un período en el cual retorna a Buenos Aires, se traslada con toda su famila a Barcelona, en donde se instalará permanentemente. Su estudio se consolidó desde temprano y desde entonces sigue siendo uno de los más activos y requerido en el campo del packaging y el diseño de etiquetas.

Resulta un tanto difícil para mi describir el talento de Rousselot. Su capacidad para dominar los más variados estilos con enorme maestría no es algo que se encuentre con frecuencia.

Si bien Ricardo es conocido y requerido por su habilidad con los rasgeos de pluma y la gracia de sus «copperplater», su dominio de las «fraktur» también lo ha hecho conocido en Alemania desde donde le llegan frecuentes encargos de etiquetas y packaging. Rousselot también a colaborado con la fundición Neufville y ha diseñado varias decenas de fuentes que se encuentran en diversas fases de producción.

Espero que esta noble tradición no se desvanezca y en los años venideros aún podamos encontrar diseñadores dedicados a dominar el arte de dibujar y caligrafiar letras como lo ha hecho toda su vida el maestro Rousselot.

Comments

  1. Anxo Varela  said: March 17, 2015

    Aquí tienes también otro gran admirador del trabajo del maestro Rousselot. Me declaro rousselotiano de corazón. Genial la entrada, por cierto.

    Y es todo, su caligrafía, su lettering… en España ha hecho casi todo, ha dado forma a las marcas de nuestras vidas.

Leave a reply

* required fields