Rehaciendo el revival de la «Brugletter»

20 January, 2007  |   3 comments

No conozco bien la razón por la que siempre me he sentido atraído por la «Brugletter», la letra de los puentes de Amsterdam. Años atrás, cuando venía de visita a esta ciudad y me gustaba perderme entre sus barrios escondidos, saqué un buen número de fotos de las placas de los puentes y ya de vuelta en Argentina utilicé ese material para realizar mi segunda fuente: Mariabrug, un revival un poco torpe e ingenuo.

No me gusta tropezar con esos errores y siendo el único revival que he hecho en mi vida, debería mejorarlo. Hace algunos meses he comenzado a diseñar otra versión de manera más concienzuda redibujando cada letra nuevamente.
Creo que un revival tiene que constituir un desafío, debe existir suficiente espacio para la interpretación de información que se ha perdido. Pero debemos tener cuidado: tambien un revival puede ser una trampa que nos haga olvidar que la belleza original de las letras le pertenece a quien las ha diseñado originalmente.

La «Brugletter» tiene una historia interesante. Es posiblemente el sistema de letras (no es una tipografía) más exitosa que dio a luz la «Escuela de Amsterdam» y sin embargo desconocemos a su autor. En su libro «Lay in – lay out» Piet Schreuders (quien colaboró en 1989 con la alcaldía de Amsterdam en la restauración de estas placas) sostiene que posiblemente su autor haya sido el arquitecto Kramer o quizá Van der Mey.

Sin embargo Jan Middendorp, en su libro «Dutch type» argumenta que es posiblemente Anton Kurvers quien la diseño. Este arquitecto no solose desempeñó en la oficina de trabajos públicos de la alcaldía de la ciudad sino que también diseñó numerosas portadas y piezas de diseño en las cuales se pueden apreciar rotulados de características muy semejantes a los de las letras de los puentes.

Ninguno de estos dos autores ha relevado y comparado una serie de alfabetos similares, trazados sin duda por la misma mano, que pueden encontrarse en la antigua señalización de Amsterdam. El análisis de la «Brugletter» no está completo sin ubicarlo dentro de un sistema del cual forma parte.
Por ejemplo: varios puentes están señalizados con una versión de la «Brugletter» que ha sido tallada en piedra. De formas mas nobles, es algo así como una variable «extra bold». Dos puentes sobre el río Amstel poseen este tipo de señalización y también el pequeño puente sobre el Vondelpark.

Asismismo, existe una versión tallada en madera en un pequeño puente del «Oosterpark»

A pesar de la importancia que la Escuela de Amsterdam tuvo y aún posee en la identidad urbana de Amsterdam, esta corriente no produjo ninguna verdadera expresión tipográfica. Los alfabetos diseñados en su mayoría por estos arquitectos poseen numerosos defectos e ingenuidades propias de quien no ha sido educado en el oficio tipográfico.
Este vacío tipográfico, esta falta de tipografías disponibles para expresar una parte del carácter de la ciudad es a menudo cubierto con el uso de «Binner» una fuente art deco de dudosa belleza diseñada aparentemente por John F. Cummings para la American Type Foundry allá por el 1898.

Cuando se analiza en detalle la «Brugletter» saltan a la vista mucha incongruencias e incompatibilidades. Primero, es necesario observar los originales, lo cual es un poco engañoso: los moldes han sido hechos varias veces y de acuerdo a diferentes modelos. Las letras fundidas en 1930 guardan diferencias con el (bastante torpe) dibujo de los archivos de Amsterdam fechado en 1953.

Luego de la experiencia de mi anterior versión en la cual cometí el error de seguir demasiado fielmente las fotos que había sacado de las letras originales, me decidí por considerar detalles de estilo, pero corrigiendo todo aquello que me pareciera incorrecto desde un punto de vista tipográfico, para que el resultado final resultara en una suerte de fuente para posters.

Varios caracteres como la «Y» o la «W» fueron diseñados sin tener en cuenta las formas de la letra original lograr una mayor consistencia a lo largo del alfabeto. Las formas de la «Brugletter» original son eclécticas y algunas letras son un tanto «art nuveau» mientras que otras se acercan a un estilo más geométrico. Yo me decidí por acentuar el carácter geométrico de la fuente y dejar de lado sus detalles «orgánicos».

Los números representaron un problema: el alfabeto original carece de ellos. Primero relevé algunos numeros que aparecen junto a la «version piedra» de la «Brugletter». Los mismos son atractivos, pero demasiado radicales e incompatibles con mis letras, así que solo conservé de ellos algunos detalles.

Los números utilizados en algunos barrios de Amsterdam para identificar las viviendas tambien poseen características interesantes (como el 3, por ejemplo) así que también fueron una influencia importante.

Todavía falta bastante trabajo para terminar mi versión de la «Brugletter», muchos bastones siguen siendo un tanto disímiles y el conjunto necesita muchos ajustes. En el futuro preparé tambien una versión más liviana junto con otra mas negra.

(note: Revival is ready and can be purchased here)

Comments

  1. stefania  said: January 22, 2007

    Hai ragione Ramiro, le ‘Brugletter’ sono davvero molto interessanti, così come è interessante il tuo lavoro!
    Mi sarà utile,
    grazie

  2. jko  said: January 22, 2007

    Que bueno! mira que bien está quedando. Es cierto que modificando un poco el dibujo las letras quedan mejor.
    He estado trabajando hace un tiempo en un proyecto parecido, y luego de varios intentos llegué a una conclusión similar.

    Fuerza y que la fuente llegue a buen puerto. (o a buen puente)

    Saludos.
    jko

  3. Carlos DM  said: February 15, 2007

    Estoy deseando ver el resultado final, aunque el proceso me parece muy interesante.

Leave a reply

* required fields